EL EXMARIDO DE LA ACUSADA DE MATAR A SU SUEGRA EXCULPA A SU HIJO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL EXMARIDO DE LA ACUSADA DE MATAR A SU SUEGRA EXCULPA A SU HIJO

Mensaje  Guadalupe De la Fuente el Jue Oct 15, 2009 12:46 pm

El ex marido de la acusada de matar a su suegra exculpa a su hijo del crimen

El ex esposo de la mujer juzgada por asesinar a su familiar en Neda en 2002 declara que distanciaba a sus hijos de él. "Estoy convencido de que el niño no mató a su abuela", dijo

MARCOS OTERO | A CORUÑA
La segunda jornada del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial contra una mujer acusada, y condenada con anterioridad, de asesinar a su suegra en el municipio ferrolano de Neda sirvió para desmentir algunas de las declaraciones que ésta prestó ante un jurado popular el martes. Entre otros, estaban citados ante el magistrado de la Sección Primera de la Audiencia su ex marido, los hijos de ambos y algunos de los agentes de la Guardia Civil que participaron en la investigación del crimen ocurrido hace siete años, el 23 de septiembre de 2002.

Fue el ex marido de la única imputada como autora material del crimen quien tumbó la mayor parte de los argumentos utilizados por Rocío G.C. para defender su inocencia y quien además exculpó al hijo de ambos de participar en el crimen. "Estoy convencido de que el niño no mató a su abuela", aseguró ante el tribunal. También añadió que su ex mujer "manipulaba" a los niños para distanciarlos de él.

Si el martes la acusada indicaba que, por ejemplo, poseía cloroformo para combatir una plaga de hormigas en su vivienda, su ex marido replicaba que no existía tal problema; si la mujer defendía que las numerosas botellas de agua mineral que ordenó comprar el día que ocurrieron los hechos las necesitaba para cocinar, M.S. lo negaba de nuevo; y si Rocío G.C. declaraba que la máscara de gas hallada en una habitación de la vivienda la necesitaba porque era una maniática de la limpieza, su ex esposo lo rechazaba completamente. "Todo lo contrario", manifestó a las preguntas de la fiscalía, la acusación particular y la defensa.

Pero el ex marido también refutó lo expuesto por la acusada en referencia al hijo que tuvieron fruto de su relación conyugal. Ésta, el primer día del juicio, lo calificó como "agresivo" y recordó que el joven, entonces menor, se había autoinculpado del crimen, a lo que añadió que ella no lo había incitado. Por una de estas declaraciones por se ha tenido que repetir el proceso y anular la sentencia condenatoria anterior contra Rocío G.C. de 17 años de prisión. Su hijo confesó haber participado en el crimen de su abuela -estuvo internado hasta que cumplió la mayoría de edad en dos centros de menores de Ourense y Vilagarcía de Arousa- sin que se le informara de que podía no declarar contra sí mismo o contra un familiar. Este último derecho fue el que utilizaron ayer tanto él como su hermana para no prestar declaración como testigos en la causa iniciada contra su madre. El padre, no obstante, rechazó que su hijo fuera entonces alguien violento; muy al contrario, lo definió como un "chaval muy bueno" y "débil".

El ex marido también recordó que la noche anterior a la que se cometió el crimen vio a la acusada hablando sola de noche y murmurando: "Esto tiene que terminar". Además, a preguntas de la acusación particular, confirmó que su ex esposa era aficionada al espiritismo y que en ocasiones se despertaba con un fuerte olor a incienso a su alrededor. El testimonio de otra testigo aportó que la procesada le pidió en una ocasión cloroformo para dormir a su marido y someterlo a "rituales". Su participación en un programa de televisión referente a estas cuestiones también la ratificó su ex esposo.

El relato de los hechos lo completó el hermano del ex marido, disminuido mental, quien declaró ante el tribunal que vio a la acusada cambiarse de ropa cuando llegaron a la casa, inmediatamente después del crimen.

Un perito de la Guardia Civil, en relación a las implicaciones esotéricas del crimen, aseguró que el cuerpo había sido colocado de tal forma que tenía los brazos en cruz, como en una "crucifixión", dijo. El sargento encargado de la investigación, por su parte, reconoció el arma del crimen como una pata de cabra de pequeñas dimensiones que presentaba signos de "haber sido limpiada". Además, se acordó del interrogatorio al que sometió al entonces menor inmediatamente después de llegar al lugar de los hechos. "Aquel niño no era violento ni agresivo", recordó. Junto a ellos declararon más técnicos de la Guardia Civil y otros testigos de las partes.

Guadalupe De la Fuente

Mensajes : 257
Fecha de inscripción : 03/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.