TODOS SON CULPABLES "¿QUIEN VELÓ POR EL BIENESTAR DE CESAR?"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

TODOS SON CULPABLES "¿QUIEN VELÓ POR EL BIENESTAR DE CESAR?"

Mensaje  Guadalupe De la Fuente el Jue Dic 02, 2010 12:42 pm




Por qué nadie sabía que César no iba al colegio?

El CEIP Felipe de Castro de Noia, donde acudió César hasta su marcha a Menorca. | N. P.
Si un niño deja un colegio, éste no sabe que no está escolarizado en otro
Los nuevos centros suelen pedir el expediente, pero no todos lo hacen
Las competencias educativas están transferidas a las comunidades autónomas
Si el niño estuviese empadronado en Galicia, las alarmas hubiesen saltado
¿Por qué nadie supo que el pequeño César llevaba desde principios de julio de 2008 muerto hasta que una maleta con sus restos mortales fue localizada el 25 de noviembre 2010? ¿Por qué sus abuelos no se percataron de que el niño no estaba? ¿Por qué nadie sabía que no estaba escolarizado? Estas preguntas y muchas más salen a la luz al pensar en el crimen cometido por la vecina de Noia (A Coruña) Mónica Juanatey en Menorca, pero para ninguno de estos porqués hay una respuesta.

Los abuelos del niño, residentes en la zona de San Lázaro de Noia, no volvieron a ver con vida a su nieto desde que en julio de 2008 se fue a vivir con su madre, pero nunca se habían planteado que el niño no estuviese vivo porque apenas mantenían ya contacto con su hija, que rompió todos sus lazos personales y familiares con Galicia durante los dos últimos años, y las pocas veces que sí lo tuvieron ella les decía que el niño estaba bien.

El resto de familiares y amigos de la joven de 30 años detenida por el homicidio doloso de su hijo se encontraban en la misma situación. Mónica Juanatey dejó de llamarles y no les cogía el teléfono, pero nunca pensaron que hubiese pasado nada a su hijo. En cuanto al padre del pequeño, no podía saber nada de César porque nunca se supo con certeza quién era su padre biológico. El joven al que todos apuntan como progenitor no llegó a conocerle y su madre le negó hacerse las pruebas de ADN y la siguiente pareja de la homicida confesa, que ejerció de padre durante años, rompió la relación con ella cuando se fue a Menorca.

A pesar de lo extraño que pueda resultar que los amigos y familiares de Mónica Juanatey no tuviesen noticias del niño en dos años y medio y no manifestasen su preocupación por ello, más extraño resulta preguntarse porqué las administraciones públicas no llegaron a enterarse del fallecimiento del pequeño, que dejó su colegio de Noia en 2008 y no volvió a estar empadronado ni escolarizado en ningún otro lugar.
Competencias transferidas a las autonomías
¿Dejadez de las administraciones? Todo parece indicar que más que dejadez todo fue fruto de un problema de comunicación entre los servicios sociales o educativos de dos comunidades autónomas de un mismo país que tienen transferidas las competencias en materia educativa.

Fran Lires, director del CEIP Felipe de Castro de Noia, en el que el niño estuvo matriculado desde los tres años hasta que se fue con su madre a Menorca explicó este martes que César estuvo escolarizado en el centro entre los cursos 2002-2003 y 2007-2008, pero el 30 de junio de 2008 su abuela materna acudió al centro a comunicar la baja del niño por su mudanza a Menorca y en su expediente figura como fecha de baja el 1 de septiembre de 2008.

Durante los cinco años en que estuvo escolarizado, el niño nunca tuvo problemas de absentismo y, una vez que su familia le dio de baja, el centro no está obligado a seguir la trayectoria educativa del pequeño. ¿Cómo es posible esta dejadez? El director explica que es el nuevo centro en el que matriculan al alumno el que debe ponerse en contacto con el antiguo para solicitar su expediente académico. En este caso, ningún colegio lo hizo, pero como no es un trámite obligatorio, en el Felipe de Castro no causó ningún tipo de sospecha.

Fuentes educativas señalan que si el niño hubiese estado empadronado en otro municipio de Galicia desde que dejó el colegio de Noia, los servicios educativos sí habrían sabido que el niño no estaba escolarizado y se habría hecho un seguimiento del mismo porque todos los colegios y ayuntamientos están conectados informáticamente de tal forma que si hay un niño que dejó de estar matriculado en un colegio y no lo está en otro nuevo dentro de la comunidad autónoma, saltan las alarmas.

Una serie de despropósitos silenciaron a César
Sin embargo, como las competencias educativas están transferidas a las comunidades autónomas, las autoridades educativas no tienen por qué saber que en su territorio hay un niño que ya fue antes al colegio en otra localidad sin escolarizar y, mucho menos, si, como es el caso del pequeño César, ni estaba empadronado en ningún municipio.

Al respecto, cabe tener en cuenta la Orden del Ministerio de Educación y Ciencia de fecha 30 de octubre de 1.992 por la que se determinan los elementos básicos de los informes de evaluación de las enseñanzas de Régimen General reguladas por la Ley Orgánica 1/1990 de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo, así como los requisitos formales derivados del proceso de evaluación, que son precisos para acreditar los estudios realizados por los alumnos y garantizar su movilidad entre los diferentes niveles y etapas de sistema educativo y entre centros escolares diversos del territorio nacional.

Esta norma determina en su apartado decimotercero que "cuando un alumno se traslade a otro centro para proseguir sus estudios el centro de origen remitirá al de destino, y a petición de éste, el Libro de Escolaridad del alumno y, en su caso, el informe de evaluación individualizado regulado en el punto decimoctavo, haciendo constar que los datos que contiene el libro concuerdan con el expediente del alumno que guarda el centro". Sin embargo, si el centro de destino no solicita nada, el dentro de origen no está obligado a enviárselo.

Fuentes educativas señalaron en este caso que un cúmulo de despropósitos rodearon la vida del pequeño César de tal forma que las normas educativas y la transferencia de competencias en esta materia motivaron que ninguna administración supiese de su existencia y, por lo tanto, no se diesen cuenta de que había un niño sin escolarizar, empadronar y, lo que es peor, sin vida desde diez días después de que se mudase a vivir con su madre a Mahón (Menorca).

Hay otro ámbito en el que resulta llamativo que nadie se percatase de la ausencia de César, la salud. Sin embargo, en este aspecto, no es obligatorio que una madre saque una tarjeta sanitaria a un niño en el sistema público de salud y como, una vez más, las competencias sanitarias están transferidas a las comunidades autónomas, cuando el niño causó baja en Galicia, ninguna administración estaba obligada a saber que no estaba inscrito en el sistema de salud de otra localidad.

Guadalupe De la Fuente

Mensajes : 257
Fecha de inscripción : 03/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.